Entradas de la semana

domingo, 30 de enero de 2011

Las mujeres en la revolución rusa

En todos los grandes movimientos revolucionarios de la historia, las mujeres siempre tuvieron una participación importante. La gran revolución rusa de octubre de 1917 comenzó con una huelga de las operarias textiles de Petrogrado. Una de las mayores jornadas internacionalistas que los trabajadores ya realizaban fue la lucha por el derecho de voto, que movilizó mujeres de varias partes del mundo, haciendo marchas, discursos en los actos públicos y sufriendo el peso de la represión. Las numerosas luchas por los derechos humanos que ocurrieron en todo el mundo, siempre tuvieron a las mujeres en su primera columna.

 Es preciso alertar a las mujeres pobres y trabajadoras, de la ciudad y del campo, que el capitalismo, en ningún lugar del mundo, no tiene nada que ofrecerles. Recuperar el marxismo en la lucha de las mujeres en todo o mundo, recuperar la visión de clase de su opresión y explotación y, sobre todo, explicar pacientemente a las mujeres trabajadoras y pobres, de la ciudad y el campo, que sólo la revolución socialista podrá apuntar el camino para su emancipación, es necesario y urgente para intentar recuperar la militancia femenina, para replantear, en los marcos de la revolución socialista, todo el potencial revolucionario de la lucha por la liberación de las mujeres, la mitad más oprimida y explotada de la clase trabajadora mundial.
Como apuntó Lenin, sin la participación efectiva de las mujeres será imposible hacer la revolución socialista. Conscientes de esto, las direcciones reformistas y burguesas hacen todo lo posible para apartar a las mujeres trabajadoras y pobres de la lucha contra el capitalismo. Se esfuerzan al máximo para sacar el carácter político, el carácter de clase de la lucha de las mujeres, resaltando que es una «cuestión de género», que puede ser resuelta en el capitalismo. Al no apuntar como su enemigo principal al imperialismo y al capitalismo, la dirección mundial de las mujeres hoy trabaja conscientemente para substraer y debilitar las fuerzas revolucionarias. La visión de que la cuestión de la mujer es un «problema de género» es nefasta, porque lleva a las mujeres a una política reformista, policlasista y a confiar en el capitalismo.

5 comentarios:

  1. pues nada chicos perfecto...!!!
    los blogs cada vez van mejor jejeje
    x cierto interesante lo de la pizza..!!!
    un besito =D

    ResponderEliminar
  2. Muy bien chicos. Esta semana está muy trabajado. ¿Cuál ha sido la anécdota que más os ha llamado la atención de todas las que habéis escrito? y ¿por qué?

    ResponderEliminar
  3. La de Rasputin, porque es la mas "grande". jeje

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos!!! Creemos que esta semana deberíais mejorar en resumir las entradas más largas, como por ejemplo esta en la estamos comentando....OK?¿? Xao!!!

    ResponderEliminar
  5. Un toque de atención para vosotros chicos, esta anécdota es de la semana pasada y no se podia resumir mas de lo que la resumimos!!

    ResponderEliminar